Hágase la luz

Home / Blog / Hágase la luz

Hágase la luz

 

La luz es energía en estado puro, y lo es por muchos motivos, el primero es porque no aporta materia pero si energía, el segundo motivo viene dado porque marca el ritmo de las personas (los días con poca luz somos menos activos), con un determinado haz de luz se realizan tratamientos médicos (lo conocemos como láser), la luz hace que las plantas realicen su función clorofílica…  la luz nos hace pecar y picar, es decir, facilita la tentación a la hora de comprar.

Hablemos de eso de tentaciones y sensaciones en los establecimientos comerciales utilizando la luz…

Si sabemos lo que es una ducha sabemos lo que es iluminar  que no alumbrar  (iluminar es trabajar  la luz como herramienta comercial en el establecimiento). La luz se dispersa o se concentra como el agua de una manguera… la luz sale de un punto y dependiendo de la apertura del foco de luz llega como una lluvia fina de forma suave o con mucha potencia como un chorro vivo.

El ángulo de apertura del foco de luz hará  cambiar por completo su función… una luz concentrada sobre cada bandeja llena de pinchos sobre la barra de un bar nos hará segregar jugos gástricos, (he aquí la tentación a través de la luz)… un zapato con un haz de luz concentrado en un detalle brillante lo hace mucho más atractivo… y así en todo, de lo que se desprende que la luz concentrada en detalles ayuda a vender más ese producto, ¿pero eso significa que una luz general venda menos…?, no… solo significa que permite hacer destacar algo sobre otros elementos y capta mucho más nuestra atención, somos como los mosquitos, vamos a la luz…

Profundizando en el tema de la iluminación,  ya se sabe que la luz es una de las claves  para que la gente compre en un establecimiento y por eso hemos de  gestionar  los LUX, ¿qué es un LUX?, pues eso es: un metro cuadrado iluminado con un flujo de un lumen,  ¿y el lumen, te estarás preguntando? El lumen, es una medida de luz que proviene de la teoría de los cuerpos negros de Planc (física cuántica), en definitiva y para no extendernos es un valor de ámbito universal para medir la intensidad  de luz.

Lo del metro cuadrado con un flujo de un lumen es mucho más simple de lo que parece,  duchaes como un plato de ducha de 1m2  al que en lugar de caerle agua, le cae luz con una presión determinada y cuanto más te acercas a la alcachofa de la ducha, mojas menos parte del cuerpo pero con más presión y si te separas, mojas todo el cuerpo pero con menos presión, al final se parece mucho a cómo se comporta el agua en un cuerpo, solo que la luz no se escurre, ni corre por los desagües… Si volvemos a los lux (que ya sabemos lo que son), volvemos a su gestión… ahora hablemos de los niveles de tentación, esa es la parte que depende del sentido de la vista. El ojo humano tiene dos sistemas de gestión de la luz y el color a través de conosunos foto-receptores ubicados en la retina del ojo; por decirlo de alguna manera, uno es  un sistema diurno de percepción  y el otro nocturno. El nocturno (los bastones, más alargados)  está muy bien diseñado para captar la poca luz que exista pero a cambio es muy pobre en percepción de colores y tonos… no en vano de noche todos los gatos son pardos (no porque lo sean o no,  sino porque percibimos muy mal el color), eso se debe a que por debajo de 400 lux trabajan los denominados bastones, que son los receptores de la vista cuando hay  poco nivel de luz, pero superando los 400 lux y sobre todo los 600 entran en juego los conos (de la misma forma que su nombre)  que perciben la luz y además se interesan mucho por los colores y los tonos… los conos son los responsables de que si algo brilla o si tiene un color atractivo nos interesemos por comprar.  Ahora bien , si hay 900 lux , se excitan mucho  y compran bastante más y si se llega a los 1.200 o más, entonces se necesitarán gafas de sol en el establecimiento, y el efecto es de incomodidad, de nuevo como el agua, si es lluvia muy fina es que te calas pero casi es como si no lloviera, pero si es un chorro muy potente  puede llegar a molestar.

Por último y de nuevo comparándolo con el agua hablemos de la temperatura de la luz (que no hemos de confundir con kelvinel calor que desprende la fuente de luz). La temperatura del color de la luz se analiza mediante la escala de  grados Kelvin, es suficiente con saber que 1.800 grados kelvin es una luz muy rojiza y 6.000 grados kelvin equivalen a una luz blanquecina,  ¿y qué es mejor, luz fría o cálida?, pues es, de nuevo como con el agua dependerá de para qué la utilicemos, es mejor fría o caliente… si queremos transmitir sensación de elemento /o espacio acogedor mejor cálida, pero si el objetivo es innovación y/o tecnología mejor fría.

Para comprobar podemos mirar lo que pone en la lámpara (bombilla) que utilizamos, nos lo contará todo, en ella vienen indicados (lux) y si queremos saber cuántos lux tenemos solo hay que dividir la potencia en lux de la lámpara por la distancia al cuadrado desde la luz al punto que queremos evaluar. Los  grados kelvin también vienen indicados con el símbolo K, y además otros elementos de consumo.

Ya podemos saber si tenemos lux, lo bueno es saber cómo combinar todo esto en un espacio: Un  mostrador de comercio debería  de tener cerca de 900/1000 lux sobre la tapa, todo lo que queremos destacar en el local más de 600, el espacio en general unos 600, el escaparate el doble y el exterior la mitad, pero hay que tener en cuenta el índice de reflexión y la temperatura de la luz.

Si hablamos de sectores específicos empezando por el sector textil, los punto de luz para destacarmaniqui deben de ser uno por cada medio metro cúbico, a diferenciar… eso implica que un maniquí necesita dos puntos de luz, el probador tener la luz en el lateral del espejo, pero en invierno debería ser fría y en verano cálida. Si  de una zapatería se tratase el cono de luz debe ser de más grados para iluminar los detalles, los puntos de intersección de zapato y bolso deben tener una luz general, y el nivel de reproducción cromático, máximo, para que no cambie el tono del material y un nivel térmico bajo… las perfumerías deben de utilizar poca luz no deberían de superar los 450 grados kelvin en iluminación general, pero más de 900 en la puntual y muy concentrada para dar más glamour,  vigilando los brillos que producen los envases y todos iluminados con luz fría y de bajo nivel térmico ya que el perfume reacciona a la luz y a la temperatura, el mencionado bar de los pinchos necesita una luz muy concentrada en la barra, pero los platos con tonos amarillos y/o rojos  (rebozados, guisados, chorizos…) se deberían iluminar con una luz cálida, mientras que los que tengan  mucho verde y rojo en hortalizas y verduras  y/o blanco (lechuga,  pimientos rojos, tomate,  mayonesas…) deberían de iluminarse con una luz fría,  pero el cervezasgrifo de cerveza debería tener luz cálida (la caña cuando se tira en el vaso ve más ambarina, marrón o rojiza y apetecerá mucho más,  en definitiva se consume antes y con más ganas… nos tienta más su color), ¿ y las mesas?..  joyería con los detalles y defectos y sobre todo con los riesgos de determinada iluminación para evitar deterioro de piedras preciosas,  perlas…, centros de estética con la luz como parte del tratamiento, como tratamiento en sí, como espacio de comunicación…, deportes dependiendo por completo de la sección de deporte  y la altura de exposición, con montones de detalles a considerar…, electrodomésticos con su gama blanca y marrón en contraposición, combinando tecnología y uso doméstico,  óptica con sus reflejos en las gafas… y su transparencia, muebles y todos los ambientes extremos imaginables…, farmacia con sus categorías vinculadas a la dermocosmética, en contraposición con la familia de bucal,  diametralmente opuesto a lo que necesita la zona de  infantil y tan distante del concepto de efectos y accesorios, las fruterías, pescaderías, carnicerías tienen también sus  trucos: pescado temperaturas del color altas, las carnes frías y en frutas hay que gestionar tonos y brillos…, las librerías y papelerías con juegos de sombras y luz y con espacios de lectura y de búsqueda…  y qué  decir de la venta de coches con luz para potencia, para espacio, para lujo, para dureza, cada una diferente y desde diferente orientación… pues eso que la luz es otra forma distinta, y muy importante a tener en cuenta  para  potenciar las ventas…

Por no extenderme más, en otro artículo os contaré muchas más cosas sobre tipos de luz según el objetivo y posicionamiento comercial, el color y la tentación de compra gestionado a través de la luz, cómo trabajar el calor, el consumo, en definitiva para que se haga la luz…

 

Carmen Soriano
Entorno&Estrategia

Related Posts

Leave a Comment

portada (1)IMAGEN PORTADA